La revolución feminista

Es muy interesante y a la vez estresante ser parte de esta nueva forma de sociedad que nos ha otorgado a las mujeres, y también (hay que decirlo) nos ha impuesto, un rol totalmente distinto al que tuvieron nuestras mamás (a nuestra edad) y por supuesto nuestras abuelas. Que no se malentienda, no es una queja, al fin y al cabo, todo lo que se nos impone, con una buena dosis de feminismo puede ser puesto en jaque hasta llegar al jaque mate.

Lo que me parece interesante, además por supuesto, de que amo tener libertad, poder levantar mi voz para exigir mis derechos, ser económicamente productiva y autosuficiente y saberme capaz de cuidar de mí sin necesidad de un rol masculino, ni de ninguna otra naturaleza, entre tantas otras maravillas, es que no sólo ha cambiado el rol de la mujer en la sociedad. El giro que ha tenido el mundo, en mi concepto, gracias en buena parte al feminismo, ha traído consigo una nueva forma de concebir al hombre en la escena, en todas las escenas.

Dados los cambios de independencia económica, de liberta de pensamiento y palabra que tenemos las mujeres, los hombres ya no requieren entenderse como el ser “protector”, no tengo los argumentos científicos para asegurar que no es cierto que, por naturaleza animal, ese sea su rol, vagamente he escuchado de épocas en las que las mujeres eran las proveedoras en la manada, así que entiendo este rol de protectores, más como un concepto social y no como un “deber ser”.

Eliminando ese sentido de protección, en el que requieren demostrar fuerza, solvencia, seguridad e inquebrantabilidad, los hombres tienen la posibilidad de explorar su lado más humano y menos animal. Conocer sus emociones, por ejemplo, mostrarse vulnerables ante aquello que los desconcierta, sin ser juzgados por la falta de “hombría” ¡gracias al feminismo pueden ser humanos! Habrá quienes crean que exagero, pero es que el feminismo roza tantas fibras, con efecto en tantos campos, que no creo posible hablar de cambios que no tengan algún nivel de influencia proveniente de esta revolución social.

Y entonces ¿cuál sería un rol para el hombre en esta nueva sociedad? No nos cuides, respétanos, sé cómplice de nuestros sueños y no te vuelvas una piedra en el camino, bájale a tus niveles de violencia, no tienes que demostrarnos que eres fuerte, preferimos tu amor y camaradería, que tu protección. Sé parte de la revolución, elimina los estereotipos que te condenan y los que nos condenan a nosotras, esos que nos han sido impuestos para acomodarnos a una lógica que ya no tiene lugar.

Me gustaría cerrar con este tweet que me impactó mucho, porque en realidad no había dimensionado la capacidad de bienestar y calidad de vida que genera eliminar los comportamientos machistas a través de la revolución feminista:

Tweet

La revolución que va a lograr la mejor calidad de vida posible es la revolución feminista ¡súmese!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s